Diferente o barato

«O Eres DIFERENTE o eres barato»

Seguime

Esta genial frase de Guy Kawasaki describe el padecer de muchos freelances, y durante mucho tiempo fue el mío. Ser o no ser. Ser diferente o barato… 

Cuando das los primeros pasos en tu profesión son muchas las inseguridades que te surgen. La principal es cuánto debes cobrar por tus servicios. ¿Cómo haces para valorar tu trabajo? ¿Cuánto vale la hora? Piensas ¿Los clientes van a estar dispuestos a pagar por ello? ¿Cómo me diferencia de la competencia?

El por qué es tan difícil se debe a estos 2 factores:

1- Eres principiante y necesitas ganar las primeras cuentas que te empiecen a dar confianza. Pero careces de la experiencia necesaria para responder satisfactoriamente a muchos requerimientos de tus potenciales clientes. Es lógico, eres nuevo. Un profesional con experiencia se gana a sus clientes de la siguiente manera: 

  • Entiende las necesidades de sus clientes y las resuelve.
  • Aprende a escuchar más y hablar menos. 
  • Crea estrategias realizables para sus clientes.
  • Se gana su confianza y estos lo recomiendan. 
  • No tiene competencia frente a los ojos de sus clientes. El secreto está en su posicionamiento: lo ven diferente.

Para llegar a este nivel, hay que recorrer un largo camino. No es imposible, pero está lleno de obstáculos.

Pero la paradoja se da en el punto 2: 

2- Llevas varios años en el mercado freelance, con altos y bajos. Aún no entiendes bien porque te pasa que consigues un proyecto rentable de 10 cuentas ganadas. Quisieras que eso se invierta. Empiezas a establecer diferentes estrategias pero siempre caes en el mismo lugar común: ver cuanto cobra la competencia pero ofrecer un porcentaje menor. Sos un profesional cumplidor, pero a principio de mes cuando hay que pagar las cuentas comienzan tus preocupaciones. En alguna ocasiones, estas preocupaciones, repercuten en la calidad de tus presentaciones. Este círculo vicioso se repite mes a mes. En tu casa te presionan para que consigas un trabajo fijo con un “sueldo seguro” mes a mes.

Es decir, que la experiencia y ser un buen profesional no te asegura tener buenos clientes.

Frustración – Confusión – Dudas 

La tríada perfecta para generarte un estrés de novela. 

¿Cuál es el error que ambos profesionales cometen?

No comunican PORQUÉ hacen lo que hacen.

Continúa mi historia en el siguiente artículo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustó este artículo? Aqui tienes más de esta Serie